Quiero ser fit, pero… ¿Por dónde empiezo? por Leidy G @leidygfitness



¡Atención mamás! Creo que todas hemos tenido en algún momento (o en varios) la necesidad, inquietud y el aparentemente inalcanzable deseo de ser fitness, hoy les contamos que si es posible y hay maneras prácticas de hacerlo, es una meta más cercana y tangible de lo que crees.

¡Felicitaciones! Si llegaste aquí es porque tomaste la decisión de transformar tu cuerpo, mentalidad y mejorar tu vida. Ahora no sabes por dónde comenzar, pero es normal sentirse perdida, sobre todo con la gran cantidad de dietas y productos milagrosos que se ofrecen actualmente y que no siempre son saludables ni brindan resultados duraderos.

Lo primero que te recomiendo es crear un plan de acción muy claro; que definas tiempos, compromisos, posibles obstáculos y cómo solucionarlos. ¡No te asustes! yo te guiaré para que avances con éxito en esta primera etapa del camino.

Sé por experiencia propia que perder peso sin un plan y sin la asesoría adecuada lleva a que los cambios no duren y provoca el indeseado “efecto rebote”.

Los 5 pasos que te propongo a continuación, son los que me funcionaron cuando por fin comprendí que obtendría mejores resultados si realizaba mi proceso de transformación de forma saludable y consciente:

1. Determina tus metas: Cuando emprendes un viaje sabes para dónde vas, qué ruta seguir y qué vas a encontrar al llegar. Lo mismo ocurre con el estilo de vida fitness. Debes tener claro cómo estás ahora y cómo quieres estar cuando obtengas resultados así como enfocarte en tu condición metabólica y tu composición corporal (porcentaje de grasa, índice de masa corporal, tejido muscular, colesterol, presión arterial, glucosa en sangre, entre otros indicadores).

Pero además, hay otras metas que son las emocionales, sin ellas es muy difícil que alcances los resultados que deseas, debemos escoger metas que estén asociadas a una emoción muy personal, más allá de lo que la sociedad dicta. Lo que hagas procura que sea motivado por ti y por nadie más, estas son las metas que te llevarán al próximo nivel, son las que te permitirán ser la mejor versión de ti misma.

2. Observa tus pensamientos y emociones: La idea ya no es preguntarte cómo te quieres sentir cuando logres tu transformación, sino evaluar cómo estás ahora a nivel emocional y qué ideas predominan en tu mente.

Haz una lista de las ideas que más te repites, especialmente en los momentos de estrés, frustración, rabia o tristeza; busca los patrones de pensamiento negativos que puedan estar afectando tu autoestima; analiza cómo dichos patrones influyen en tu relación con la comida y con tu cuerpo.

Seguramente identificarás varias ideas que te gustaría cambiar y emociones que no quisieras volver a sentir nunca más. Cuando llegues a este punto felicítate por tu valentía, no es una tarea fácil enfrentar nuestros traumas y temores. Después, busca herramientas que te ayuden a cambiar estos pensamientos y emociones por otros más positivos.

No lo olvides, tus hábitos, tu cuerpo y tu salud, pueden ser a la vez causa y consecuencia de tu estado emocional y mental. Ser fit teniendo consciencia de tu int

erior, te permitirá lograr resultados más completos, satisfactorios y duraderos.

3. Decide lo que estás dispuesta a hacer: Ser fit requiere esfuerzo, compromiso, perseverancia y algunas veces sacrificios. Pero no me refiero a aguantar hambre o sufrir con el ejercicio. Un buen plan alimenticio te hará sentir satisfecha y llena de energía mientras que el ejercicio no debe ser sinónimo de sufrimiento: produce hormonas como las endorfinas, que te dan una sensación de placer y felicidad, lo que te motiva a seguir ejercitándote.

En este paso, a lo que me refiero es a los compromisos que vas a asumir para practicar nuevos hábitos: ¿Cuántas horas al día vas a dedicar? ¿Estás lista para ser constante? ¿Cuánto dinero puedes invertir? ¿Qué hábitos dañinos estás dispuesta a abandonar?

Si te desanimas al poco tiempo de empezar, eso es muy común; mi secreto en esos casos es recordar la emoción, cómo me quiero sentir al lograr mi meta. Por eso el paso #1 es la guía que te permitirá no salirte de tu camino. Las caídas son parte del proceso y el éxito está en saber superarlas, atreverse a cambiar es de valientes, de mujeres dispuestas a hacer lo necesario para llegar a su próximo nivel.

4. Determina qué NO estás dispuesta a hacer y por qué

Ser fit es un camino muy personal, que nadie puede experimentar por ti; solo tú tienes derecho a elegir cómo deseas asumir este nuevo renacer. Tú decides qué compromisos quieres o puedes adquirir. Lo importante es que tengas expectativas realistas para que esperes resultados acordes con tu inversión y esfuerzo.

Cuando mis amigas me dicen que quieren verse y sentirse como yo, pero salimos y todas ordenan hamburguesas con papitas fritas y cerveza (mientras yo reviso la opción más saludable del menú) les explico que no pueden esperar resultados extraordinarios tomando decisiones ordinarias.

Te aclaro, ¡AMO las hamburguesas! Pero por mi nivel de consciencia, elijo eliminarlas de mi menú para mantenerme, cuidar de mi energía, de mi salud y así vivo feliz. De pronto esa no eres tú y sólo quieres volver a ponerte tus jeans de antes de tener hijos o de antes de ingresar a la universidad; eso es perfecto, tu proceso es único, es tu decisión. Encuentra tu propio balance, así evitarás la frustración y disfrutarás más los cambios.

5. Ser fit no es solo cuestión de cuerpo y alimentación. También lo es de comunidad y mentalidad

Es muy importante rodearnos de personas que estén en este mismo proceso de transformación física y mental.

Entiende que no se trata solo de ir a un gimnasio, sino de compartir con personas con las que puedas expresar tus momentos de baja energía, tus grandes éxitos y tu vulnerabilidad.

Mi experiencia en este campo me ha permitido desarrollar diversas estrategias que resultan muy efectivas a la hora de mantener hábitos saludables. Aunque no lo creas, soy la única en mi familia que lleva una vida fit y feliz. Para lograr estos hábitos he creado una comunidad donde nos motivamos y apoyamos.

Conclusión

En la búsqueda de tu renacer con un nuevo estilo de vida fitness, lo ideal es avanzar un paso a la vez y disfrutar cada etapa.

Muchos gurús se enfocan en la famosa regla de 80% nutrición y 20% ejercicio. Yo estoy segura de que esta regla funciona y con ella puedes lograr resultados temporales. Sin embargo, este método excluye el aspecto mental.

Yo, Leidy G, creo que la fórmula del éxito para resultados sostenibles es:


“Tu mente es la mejor aliada para alcanzar el éxito y todo lo que deseas en este mundo”

¡Comienza a SER fit desde hoy!

Leidy Fitness

Coach de Nutrición y Fitness

IG: @leidygfitness

FB: Leidy G Fitness

https://leidyg.com/


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Página web creada por www.somarketingagency.com