Reconócete este 2021 para lograr tus metas

¿Cuántas veces no has hecho una lista de metas al inicio de año que no cumples? Ahora te explico por qué sucede esto y como puedes evitarlo…

Aprende a conocerte a ti mismo y crearlas en base a tu propio beneficio


Espero que el 2021 no sea un año más de listas largas de propósitos imposibles sino que más bien sea un año fructífero de sueños cumplidos, pero son varias tácticas las que debes aplicar.

Vamos a dejar de lado esa idea de que con el año nuevo lograremos todo por arte de magia y empecemos a pensar en qué debemos mejorar, cambiar, crear y actuar para hacer que las cosas sucedan y que lo que deseamos realmente llegue a nuestra vida con pasos efectivos y estratégicos. Esto es lo que debes considerar:


Crear Hábitos

Lo más importante es entender que no existen metas si no hay un compromiso, y el mismo tiene que ir de la mano de un hábito, no podemos construir nada si no somos capaces de crear nuevas prácticas.

Esta vez, no hagas la típica lista de deseos, mejor haz la nueva lista de hábitos útiles y efectivos de cómo vas a cumplir cada uno, que harás, cómo lo harás, donde lo harás y por dónde empezarás. Piensa cuáles son esas costumbres que tienes ahora que deseas cambiar y cuáles son esas nuevas que crearás para ejecutar una meta.

Transformación

La transformación es fundamental para que una persona pueda lograr algo nuevo en su vida. Como dice una frase conocida “Si quieres tener algo que nunca has tenido tienes que hacer algo que nunca has hecho” no puedes querer lograr algo nuevo si no haces nada por conseguirlo.

Actuar

Todo lo que quieres conseguir está esperando que tomes la decisión, que des el primer paso, que te atrevas, que actúes, nada llegará por sí sólo, si quieres lograrlo tienes que ir tras él, esforzarte, no rendirte, continuar a pesar de todo y mantenerte firme y enfocado en el proyecto. Si te quedas pensando sin actuar no alcanzarás nada.

“Las ecuaciones matemáticas no cambian si no cambian los valores”

De la misma manera funciona en la vida real, si tú no cambias los valores de tus acciones en la ecuación de tu vida, que dependen de la constancia, esfuerzo, disciplina y buenos hábitos, es muy difícil que el resultado sea diferente…

¿Qué voy a hacer diferente que va a hacer que este año sea realmente grandioso? ¿Cuál es esa acción que yo voy a ejecutar que me dará nuevos resultados?



Más que un “cambio de vida mágico” hay que buscar un “cambio de mente y hábitos”

Muchas veces pensamos que con iniciar un año ya automáticamente nuestra vida tomará un rumbo distinto y emocionante, lleno de nuevos retos y logros, pero más que buscar un “cambio de vida” habría que profundizar en nuestros pensamientos y lograr un “cambio de mente”, gracias a la coherencia con la necesidad que tengo y lo que puedo hacer para conseguir lo que deseo.

La Coherencia

Debemos tener coherencia entre:

*La pasión y el talento

*El talento y la meta

*La meta y las acciones

Dicha coherencia en diversos ámbitos estrechamente relacionados permitirá la ejecución asertiva de pensamientos, pasos y decisiones que determinarán nuestro destino.

Conexión con el propósito

“Para obtener algo debemos sentirnos identificados con ello”

Al no existir una conexión directa con el propósito nos llegarán las excusas, porque éstas se producen cuando no se le da importancia el objetivo, por eso debemos entender los beneficios de lograrlo y el dolor que puede causar no hacerlo.

“Si yo me conecto con mi propósito, reconozco su importancia, podré lograr el cambio y ejecutar esa anhelada meta”.

Revisión interna

No siempre las metas y los propósitos están acordes con quienes somos, entonces una revisión de “quién soy” “qué quiero” y “para qué lo quiero” es totalmente necesaria. Así que vamos a conocernos, entendernos, saber al máximo cuáles son nuestras virtudes, pasión, vocación y redireccionar los propósitos hacia ello.

¿Qué es eso en lo que soy bueno, disfruto hacer y puedo sacarle provecho? -> Allí estarán tus propósitos

Este descubrimiento y coherencia entre estos elementos viene solamente de un autoexamen de reconocimiento, de saber qué nos corresponde según nuestra vida y enfoque.


No dejarse llevar por las metas de otros

Observamos los frutos de famosos y queremos ser como ellos pero no notamos que no tenemos nada en común, sino que insistimos en vano y nos frustramos. En cambio, si nos enfocáramos en alguien parecido a nosotros, que pasó por situaciones similares y está en nuestra área talentos, tendremos una referencia, sin embargo los buenos propósitos vienen de nosotros y del autoexamen de cualidades, fortalezas y pasiones.

Por lo tanto, no podemos colocarlos la meta de alguien más, tenemos que encontrar en qué nos destacamos, emocionamos y queremos llegar a ser con nuestros dotes. Saber a qué virtud sacarle provecho y ganancia porque nos apasiona y sobresalimos, así seremos exitosos, porque las metas son nuestras, son posibles y sabemos cómo lograrlas.

Evitar las excusas

Es muy fácil dejarse llevar por las excusas, porque parecen cómodas, justificables y razonables pero con el tiempo se vuelven incómodas, pero peor es ver que no logramos los deseos por culpa de ellas, así que olvídalas de una vez por todas y comienza a seguir eso que tanto sueñas.

Vivir nuestra propia vida

No podemos anhelar el éxito de otros, debemos desear el nuestro.

No soñar la vida de alguien más, sino vivir la nuestra.

Ahora bien, los famosos que admiramos están disfrutando y viviendo el proceso de su propia vida, de sus logros y esfuerzos, en cambio los demás (sus admiradores) viven emocionados por el proceso de ellos pero se pierden de disfrutar de su propio éxito. Por eso hay masas que siguen a uno, pero ese uno no sigue a nadie, porque está focalizado en sí mismo y esto le permite triunfar.

Es bueno admirar a alguien, pero primero tenemos que admirarnos a nosotros, interiorizarnos, conocernos, ser excelentes en lo que hacemos, ser los mejores en nuestro ámbito, conectarnos con quienes somos y llenarnos de pasión por lo que hacemos.

Puedes seguir a personas que te aporten, que se relacionen a ti, de las que aprendas, no a personas que te desmotivarán porque son muy diferentes a ti o porque sientes que nunca llegarás a su nivel, las comparaciones no son buenas cada persona es diferente y cada caso también.

Crear las metas en base a nuestro propio beneficio

Es necesario analizar por qué quiero la meta, qué tiene que ver conmigo, en qué me beneficia, cómo se relaciona con mi vida, en que me ayudará y cómo lo voy a lograr.

Así pues les digo que por yo ejemplo, Isa Restrepo, quiero cuidar mi figura para verme bien en mis programas de televisión y eventos, no para que me contraten como modelo o volverme famosa en el área fitness porque no es mi estilo, pero si me importa verme bien así que por ello entreno y trato de mantenerme en forma, así deben funcionar los propósitos, en base a nuestros intereses.

Si nos generemos falsas promesas y expectativas tratando de parecernos a alguien, esto nos va a frustrar y entristecer. Ciertamente, debemos entender que con nuestros dotes y forma de ser llegaremos lejos siendo nosotros mismos sin compararnos ni exigirnos demasiado.

Así que este año espero que no sea un año más de listas largas de propósitos sin sentido que sabemos que no vamos a cumplir sólo porque nos colocamos un destino casi imposible de alcanzar, no, este año enfócate en ti, en tus proyectos reales, en tus metas posibles de lograr a corto, mediano y largo plazo, reconoce tus fortalezas y trabaja en ellas, mejora, perfecciona, practica, sé constante, pero hazlo todo por y para ti mismo, no para tratar de ser como alguien más.


Reconócete este 2021 para lograr tus metas de una vez por todas y ser más exitoso que nunca.

¡El mayor de los éxitos, recuerda que tú eres único y ese es tu poder, brilla con luz propia y no permitas que nadie te apague!



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo