Si miras al cielo, acabarás por tener alas


Hace algunos días me pidieron que hiciera una charla para hablar sobre el empoderamiento de la mujer. Mientras la preparaba, me rehusaba a utilizar la palabra “empoderar”. Pensando,

reflexionando, dándole vueltas al asunto, comentándolo con un buen amigo, logré aterrizar lo

que quería.


Y de todo aquello surgió esta idea: ¿Por qué no decir?

“Dotar, habilitar, capacitar, fortalecer a las personas (en este caso a las mujeres) de lo necesario para liderar sus vidas”.

Así que a partir de esta concepción podemos hablar de auto liderazgo. ¡Una palabra que a mí,

en lo personal, me encanta! Porque denota Responsabilidad: entendiéndola como Responshabilidad, “habilidad para dar respuesta”. Responderle a la vida con seguridad, contundencia, con humildad... con humildad me refiero a que tomemos en cuenta lo que la logoterapia nos recuerda, nuestra conciencia de límite: “no podemos tenerlo todo, no podemos hacerlo todo, y no podemos saberlo todo”. ¡Pero dentro de nuestro margen de maniobra podemos lograr muchas cosas! Lo importante es saber ensanchar ese margen.


¿Y qué es el Auto liderazgo? es el arte de elegirte, de actuar siempre de la forma que mejor apoye nuestro desarrollo. Es una condición humana que parte del auto descubrimiento…


Estamos muy distraídos buscando fuera de nosotros. Vivimos sobre estimulados y dependemos de estarlo para sentir emociones. vivimos mucho en la mente, y poco escuchamos nuestro corazón. Se nos olvidan los recursos que yacen en nuestro interior, como el poder de la intuición. Recurrir a ellos nos ayuda a salir del vacío de sentido en el que nos deja tanta distracción y ruido.



Para lograrlo, es necesario descubrir y potenciar nuestras fortalezas, y transformar en oportunidades nuestras debilidades. Y justamente esto se encuentra ahí, en esa profundidad del ser de la que hablo, esa parte interna donde habitan los dones, las habilidades, la fuerza, la voluntad, la resiliencia y todo aquello que contribuye a afrontar mejor esta experiencia humana. Debemos ser capaces también de valorar nuestra vulnerabilidad como una oportunidad, acoger nuestro sufrimiento como un camino por recorrer, para liberarnos de lo que ya no nos nutre.


Por lo tanto, ser el Líder de tu vida implica, primero, un profundo compromiso con quién eres,

con tus valores y convicciones; y después, con la manera en la que te relacionas con tu entorno.


Así que después de hacer ese trabajo de “arqueología personal”, debemos después poder proyectar y planear nuestra vida. Saber lo que queremos nos ayudará a alinear nuestras energías, recordemos que todo lo que hacemos está impulsado por una intención y una motivación, ¡y el combustible que hace que esto funcione es la ilusión! Ilusionarnos nos mantiene con ganas de vivir, con alegría... Lo importante es que no dejemos de tener algún plan que cumplir, algo que nos guste, que nos acerque con sabiduría a nuestros sueños, y que estos sean lo bastante grandes para no perderlos de vista mientras los perseguimos, porque como dicen por ahí: “solo aquellos que intentan lo absurdo consiguen lo imposible”.


Una mujer exitosa no es quien tiene las mejores habilidades o ideas, sino el valor que tuvo al

apostar por sus ideas, afrontar un riesgo calculado y sobre todo, su voluntad de actuar. “La

vida es maravillosa si no se le tiene miedo” decía Charles Chaplin.



A modo de resumen, podemos decir que ser líder de nuestra vida no es más que vivir con consciencia. Esa conciencia de que hay algo por lo que merece la pena que nos arriesguemos y usar el coraje como una fuerza al servicio del amor. Que nuestros anhelos y nuestro coraje vayan siempre de la mano, pues el anhelo nos invita a crecer, es semilla, es potencia, es idea; el coraje nos hace crecer, es acción, transformación, realidad... Y es precisamente esta “danza” entre los dos la que transforma nuestra vida y la de los que nos rodean.


Inténtalo, fracasa. Fracasa de nuevo, fracasa mejor... No importa, inténtalo de nuevo.

¡¡¡Atrévete!!!


“Si miras al cielo, acabarás por tener alas”


Mariana Rodríguez de la Vega

@entorno_educativo

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo